Loading...

sábado, 6 de julio de 2013

SONDEO DEL GESOP PARA GRUPO ZETA La crisis y la corrupción acentúan el hundimiento del bipartidismo

SONDEO DEL GESOP PARA GRUPO ZETA

La crisis y la corrupción acentúan el hundimiento del bipartidismo

La suma de PP, con 68 escaños menos, y PSOE, que sigue bajando, no llega al 55% de los votos. IU y UPD se catapultan en un mapa político de difícil gobernabilidad y con un 40% de indecisos

JOSE RICO 05/07/2013
Una imagen: el extesorero del PP Luis Bárcenas entra en la prisión de Soto del Real por orden del juez. Un dato: el partido de Mariano Rajoy prolonga su hundimiento y, aunque volvería a ganar unas elecciones generales, podría perder hasta 68 escaños. La imagen se produjo el 27 de junio, el día que el Gabinete de Estudios Sociales y Opinión Pública (GESOP) finalizó el trabajo de campo de su último Barómetro de España, que refleja ese desplome del PP como parte de un seísmo que dejaría irreconocible el mapa político español. Hace tiempo que las placas tectónicas se mueven en ese sentido, pero el hartazgo por la crisis y unos recortes lacerantes y el rebrote de la corrupción, con una macedonia de casos que corroen el sistema (Bárcenas, Gürtel, los ERE, ITV, Nóos, Pokemon, Emperador, Bankia, CAM, las preferentes, Método 3...), han dejado malherido uno de los dogmas de facto heredados de la transición: el bipartidismo.
Casi uno de cada dos españoles no votaría hoy ni a PP ni a PSOE, que obtendrían conjuntamente, si este domingo hubiese elecciones generales, menos del 55% de los votos. Los 186 diputados que Mariano Rajoy logró hace año y medio podrían quedarse ahora en 118. Suficientes para revalidar la victoria ante los socialistas, que siguen sumidos en un pozo sin fondo, pero a costa de dejarse por el camino 16 puntos respecto al 44% que le brindó la mayoría absoluta del 2011 y 15 escaños en relación al barómetro de enero. Sería la primera vez que un partido ganaría las generales con menos del 30% de los votos. Un fortísimo desgaste del partido en el Gobierno del que no se beneficia nada la principal fuerza de la oposición.

VOTO POR LOS SUELOS El único dato positivo para las huestes de Alfredo Pérez Rubalcaba, que podrían pasar de 110 a 104 escaños, es que el PSOE está por delante del PP en intención directa de voto (el voto sin cocina), pero su 17,2% son tres puntos y medio y 16 escaños menos que en enero, cuando experimentó una ligera recuperación que no logra consolidar. En cambio, los populares, con un 15,5%, han arañado dos puntos en el último semestre. Los dos partidos presentan una fidelidad de voto inferior al 50%, al igual que CiU. Uno de cada cinco votantes del PP en noviembre del 2011 cambiaría hoy su papeleta, y la mitad de ellos pasaría de apoyar a Rajoy a confiar en la UPD de Rosa Díez. Pero el 38% de quienes votaron a los populares se sitúan en este momento en la indecisión. Los socialistas fidelizan algo más, pero sufren más fugas hacia otras fuerzas políticas, sobre todo hacia IU. Uno de cada cuatro votantes de Rubalcaba en las últimas generales respaldaría hoy a otro candidato, y un porcentaje similar está indeciso.
Uno de cada cuatro españoles no cita ningún partido cuando se le pregunta por sus preferencias electorales, y más del 70% de los ciudadanos no confía en el PP y más del 60% tampoco lo hace en el PSOE. Dos tercios suspenden tanto al Gobierno como a la oposición, y esa decepción ya no se manifiesta solo en los electorados rivales: un tercio de votantes del PP y otro tercio del PSOE no confían en sus propios partidos.
La autodemolición del bipartidismo tiene los dos grandes beneficiarios de siempre, Cayo Lara y Rosa Díez, pero elevados a la enésima potencia. IU, receptor de los votos del PSOE, podría llegar hasta unos históricos 50 escaños. En su mejor momento, con Julio Anguita en 1996, el partido tuvo 21. UPD, que da cobijo a los exvotantes del PP, multiplicaría por seis su resultado y se encaramaría por encima de la treintena de diputados. Los dos tendrían parte de la llave de

No hay comentarios:

Publicar un comentario