Loading...

miércoles, 22 de mayo de 2013


Una familia acusa el Hospital de Can Ruti de no haber ingresado a su hija enferma

Redacción - 22/05/2013
Foto: Archivo. Protesta en Can Ruti contra los recortes.
Una familia del barrio de Llefià ha vivido estos últimos meses un desencanto con el tratamiento recibido por parte de la sanidad pública. La hija, de 26 años, padece desde los 12 años una anorexia nerviosa severa. Hace unas semanas fue atendida en la Unidad de Psiquiatría del Hospital Germans Trias i Pujol, que confirmó, según dicen los protagonistas, el diagnóstico de descompensación muy grave y la necesidad de hospitalización. Aún así, y tal y como explica EUiA Badalona a través de un comunicado, la joven fue remitida a consultas externas en no disponerse de cama hospitalaria en esta sección del centro. La situación se convirtió crítica y provocó que los padres ingresaran a su hija el pasado abril en el Instituto de Trastornos Alimentarios, ITA, entidad privada que tiene concierto con el CatSalut, y donde ella había sido tratada años atrás. El centro, especializado en este tipo de enfermedades, ha presentado una factura por valor de 4.500 € / mes, una cifra de la que no dispone la familia. Es por ello que han trasladado este requerimiento económico al ente público de sanidad, que había omitido "la debida atención médica". Según explican EUiA y los badaloneses afectados, el CatSalut se niega a satisfacer la deuda y alega estarlo estudiando. La familia acaba de presentar demanda legal en los tribunales contra esta actuación. EUiA Badalona considera que se trata de un "nuevo caso de desatención sanitaria provocada por la grave recorte de recursos en la sanidad pública que causan limitaciones y cierre de servicios, listas de espera insoportables, derivaciones, o pura denegación de asistencia, negando después la asunción de los costes generados por una intervención urgente, con el fin de salvar una vida ". Desde el Hospital de Can Ruti aseguran que la actuación fue en todo momento "correcta y diligente". "Los profesionales que atendieron a la paciente consideraron, por criterios clínicos y no de disponibilidad de recursos asistenciales, que no era indicado ingresarla, sino tratarla en el hospital de día, sin descartar una hospitalización posterior de 24 horas en caso de que la evolución lo requiriera ", afirman fuentes del centro. Asimismo, alegan que la decisión de ingresar al centro ITA fue decisión de la familia y rechazan responsabilizarse de la derivación. También han querido recordar que la unidad de Trastornos de la Alimentación del Hospital Germans Trias tiene una amplia experiencia en el tratamiento de los pacientes con estas enfermedades, que actualmente no hay lista de espera para ingresar a estos pacientes y que, por tanto , sí existe disponibilidad de camas, a pesar de la decidida apuesta del centro por los dispositivos de hospitales de día en este y otros ámbitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario