Loading...

domingo, 10 de marzo de 2013


Como techo las estrellas

  • ELMUNDO.ES hace un recorrido por las calles de Madrid para conocer el perfil actual de las personas sin hogar
  • La ONG Solidarios avisa de que la cifra de 'sin techo' crece cada año
Rubén, Antonio, Roldán, Jesús, Agustín, María, José,... Son sus nombres aunque a poca gente le importe. Unos beben, otros no; algunos se drogan, la mayoría no; muchos son despechados, otros olvidados; unos prefieren el grupo, otros la soledad; los hay alegres, los hay ariscos; hay quien pide limosna, hay quien tiene pensión; algunos se tapan con mantas, otros solo tienen cartones. Y así suma y sigue porque, aunque todos sean personas con sus perfiles diferentes, la calle no entiende de distinciones. Más, cuando el punto en común que tienen es no tener un hogar.
[foto de la noticia]
Jesús Sandín, responsable de la ONG Solidarios, nos contaba que las cifras de personas sin hogar van creciendo año a año. Que las condiciones van empeorando por la sempiterna crisis. Que cada vez son más los españoles que cambian su casa por un callejón o un portal. Y, lo que es peor, que pocos consiguen retomar una vida normal aunque no hay cifras en las que apoyarse. La última noticia es que uno de cada cuatro indigentes posee estudios universitarios. ¿Siguen creyendo que eso no les puede pasar a ustedes?
[foto de la noticia]
En una de las rutas diarias de esta ONG, en las que se ayuda con comida y algo de charla a los 'sin techo' de Madrid capital, pudimos comprobar punto por punto lo que comentaba Jesús. Ratificamos que a la calle se llega por una concatenación de factores tanto externos como internos que muchas veces escapan a nuestro control. Trabajo, mujer, amigos, familia, poco a poco uno se va alejando de sus círculos de protección y, cuando se quiere dar cuenta, su vida la comparte únicamente con un animal por el que darían la vida.
Una de cada tres personas sin hogar han perdido su casa en el último año. Se calcula que más de 23.000 personas sin vivienda han pasado por centros asistenciales. Pero, dejemos a un lado las cifras, fijémonos en las historias. Conozcamos a sus protagonistas e intentemos dejar los juicios para el final del vídeo. Quizás la visión de estas personas cambie, quizás no. Al menos podrán conocer a Antonio, Juanma, Jesús, Roldán y otros que han intentado explicar por qué están así y cómo llegaron. Entonces, resurgirá la pregunta de ¿me podría pasar a mí?

No hay comentarios:

Publicar un comentario