Loading...

jueves, 17 de enero de 2013


ACTÚA
El 28 de Enero termina el plazo para presentar alegaciones en contra de la búsqueda de hidrocarburos en la provincia de Teruel. Todavía estas a tiempo de defender tu territorio. Presenta tu rechazo!.

JUEVES, 17 DE ENERO DE 2013

Catalunya ante el 'fracking'

EL subsuelo de Catalunya, al igual que el de grandes zonas del resto de la península ibérica y de toda Europa, puede contener elevadas reservas de gas natural. Tanto es así que la Agencia Internacional de la Energía considera que puede ser la solución a la dependencia energética del continente. No se trata de reservas convencionales de gas natural sino de las que se encuentran aprisionadas, por así decirlo, dentro de las grandes extensiones de rocas de pizarra que se hallan a gran profundidad.
La existencia de esa posible riqueza energética ya se conocía desde hacía tiempo. Hasta ahora, sin embargo, no se disponía de la tecnología adecuada para liberar las ingentes cantidades de gas natural del subsuelo a precios competitivos. La técnica que se utiliza para ello se conoce con el nombre de fracking, o fracturación hidráulica, que consiste en inyectar agua y ciertos productos químicos a elevadas presiones en las rocas, a profundidades de hasta 8.000 metros, para provocar pequeñas vibraciones sísmicas que puedan romperlas y de esta manera liberar y hacer aflorar a la superficie el gas almacenado en las fisuras de los estratos de pizarra.

MIÉRCOLES, 16 DE ENERO DE 2013

Vecinos y expertos del territorio firman alegaciones contra el fracking

Pese a que la información no llega ni en cuenta gotas, el Maestrazgo sigue movilizándose para impedir que se autoricen sondeos de gas en seis municipios mediante la técnica del fracking. A las más de treinta alegaciones de particulares se suma el documento conjunto que han suscrito científicos de todo el país, entre los que se encuentran seis firmas bajoaragonesas.
Como expertos de la zona se han adherido a la propuesta Olga Estrada, coordinadora del CEA Ítaca; Víctor Guíu, historiador y técnico de desarrollo; Ángel Hernández, representante del geoparque del Maestrazgo en la European Geoparks Network; Javier Oquendo, director de la Escuela de Actividades de la Naturaleza (EANA); e Ignacio Terés, director técnico de Maestrex Experience. Asimismo ha suscrito el documento la gerente del parque geológico de Aliaga, Julia Escorihuela.
En el informe presentado se acompañan los argumentos por los que los expertos rechazan el uso del fracking en el Maestrazgo. Cabe recordar que esta técnica sirve para extraer gas del subsuelo. En estos momentos, la empresaMontero Energy Corporation está en vías de tramitar unos permisos por parte de la DGA para poder realizar prospecciones de los recursos energéticos de la zona.
Entre otros argumentos, los científicos apuestan por el mantenimiento de los valores naturales del medio físico y por la protección del patrimonio natural del Maestrazgo y Los Puertos.
También critican que el fracking supone una técnica muy agresiva que puede poner en peligro el medio ambiente. Los principales riesgos de estas prospecciones son la posible contaminación de acuíferos y la proliferación de movimientos sísmicos como consecuencia de la alteración del subsuelo.
Los científicos alegan el elevado consumo energético que se requiere para desarrollar el fracking así como el impacto en una zona poco alterada por la acción del hombre. Tanto éstas como el resto de alegaciones de particulares se presentarán ante la administración antes del 28 de enero.

Los detractores del 'fracking' sostienen que contamina los acuíferos

La técnica de extracción inyecta agua a presión mezclada con productos químicos y arena

La explotación de yacimientos de hidrocarburos mediante el sistema de fractura hidráulica horizontal ('fracking') está envuelta en la polémica por los efectos nocivos que puede causar al medioambiente, especialmente a los acuíferos situados en el entorno de los pozos. La técnica consiste en la realización de una perforación vertical que puede alcanzar una profundidad de miles de metros, hasta alcanzar el sustrato en el que está retenido el gas en pequeñas burbujas diseminadas en arcillas o en pizarras bituminosas. 

Antigua perforación para localizar hidrocarburos
realizada en la zona durante los años 60.
JOAN CASTRO / ICONNA

Una vez alcanzada esa profundidad, se procede a realizar perforaciones más o menos horizontales para fracturar el sustrato mediante la utilización de explosivos y la inyección a grandes presiones de un fluido de fractura compuesto por agua, arena y productos químicos. Con ello se consigue la extracción del gas, que al liberar la presión fluye con el agua inyectada hasta alcanzar la superficie. La técnica está siendo muy contestada en EEUU, país que es su principal impulsor, y ha sido prohibida en Francia, Holanda, Rumanía y algunos länder (estados federados) alemanes. 

DOMINGO, 13 DE ENERO DE 2013

Shale gas ante el cambio climático, ¿solución o agravante?

La humanidad enfrenta actualmente dos retos que requieren una firme voluntad política y social para ser superados: por una parte el cambio climático y por la otra, la creciente demanda de energía en un contexto global de reducción de fuentes baratas y de fácil acceso (pico de petróleo). Frente a este contexto de crisis climática y energética, los yacimientos no convencionales han sido perfilados como la solución debido al gran volumen de reservas globales estimadas y a la idea de que el gas natural emite menos dióxido de carbono (CO2) que otros combustibles fósiles, como el petróleo o el carbón. Sin embargo, estudios recientes han llamado la atención sobre los problemas derivados de su explotación. Por una parte, por los riesgos socioambientales que conlleva a nivel local y, por la otra, por las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), que serían mayores que las registradas durante la extracción de gas natural de yacimientos convencionales e, incluso, que el carbón. Si la reducción de las emisiones es el objetivo al que debemos apuntar para paliar la catástrofe del cambio climático global, parece evidente que la explotación de shale gas no es la mejor alternativa. No sólo por su mayor incidencia en las emisiones de GEI sino porque invertir en la extracción de no convencionales retrasa la transición energética a una matriz 100% renovable y sustentable.

La sombra del Fracking

50 expertos rechazan el 'fracking' en el Maestrazgo

Los especialistas están encabezados por el geólogo . José Luis Simón. El informe alerta de los perjuicios de esta técnica de extracción de gas
Medio centenar de profesores e investigadores universitarios, en su mayoría especialistas en geología e hidrogeología, han presentado un documento de alegaciones contra la extracción de gas y petróleo mediante la fractura hidráulica en el interior de Castellón. Los especialistas, encabezados por el catedrático de Geología de la Universidad de Zaragoza, José Luis Simón, han formulado su oposición a los tres permisos solicitados en la provincia de Castellón, que afectarían a 41 términos municipales y cuyo impacto negativo también repercutiría a una docena de municipios turolenses del Maestrazgo, comarca natural que Aragón comparte con la Comunidad Valenciana.
En Aragón hay en estos momentos varias solicitudes por parte de dos empresas para realizar prospecciones. Las zonas afectadas serían el Maestrazgo, Monegros, Ribagorza, y otras comarcas pirenaicas. Sin embargo, el Gobierno de Aragón todavía no ha emitido ninguna autorización para las prospecciones. En cualquier caso, fuentes de la Dirección General de Minas del Ejecutivo autonómico precisaron que las autorizaciones para la extracción de los gases es una competencia del Ministerio de Industria.

SÁBADO, 12 DE ENERO DE 2013

CHARLA INFORMATIVA

¿Qué es la crisis ecológica?

La ecología política basa su teoría y praxis en la reflexión y acción en la lucha contra la llamada “crisis ecológica” y en la propuesta de nuevos modelos de producción y consumo compatibles con los límites ecológicos del Planeta y la justicia y ética socio-ambiental. Pero ¿qué llamamos exactamente crisis ecológica? ¿En qué fenómenos concretos se manifiesta y qué relaciones guarda con el sistema socio-económico actual?
La crisis ecológica es principalmente una crisis de escasez: escasez de materias primas, de energía, de tierras y de espacio ambiental para mantener el ritmo de la economía actual, y aún menos extenderlo a todos los países del Sur y dejarlo en herencia a las generaciones futuras. El modo de producción y de consumo impulsado por el Norte no tiene en cuenta los límites físicos del planeta, tal y como lo deja patente la huella ecológica: si todas las personas de este mundo consumieran como la ciudadanía española, necesitaríamos tres planetas. Mientras tanto, la humanidad ya supera en un 50% su capacidad de regenerar los recursos naturales que utilizamos y asimilar los residuos que desechamos (WWF, 2012). Por su parte, el alcance de la dominación humana y de la amplitud de la crisis ambiental que provoca, queda claro por lo menos a través de los seis fenómenos siguientes (Vitousek y sus colaboradores (en Riechmann, 2008)):
  1. Entre la mitad y una tercera parte de la superficie terrestre ha sido ya transformada por la acción humana.
  2. La concentración de dióxido de carbono en la atmósfera se ha incrementado más de un 30% desde el comienzo de la revolución industrial.
  3. La acción humana fija más nitrógeno atmosférico que la combinación de las fuentes terrestres naturales.
  4. La humanidad utiliza más de la mitad de toda el agua dulce accesible en la superficie del planeta.
  5. Aproximadamente una cuarta parte de las especies de aves del planeta ha sido extinguida por la acción humana.
  6. Las dos terceras partes de las principales pesquerías marinas se hallan sobreexplotadas o agotadas.

VIERNES, 11 DE ENERO DE 2013

Fracking: una fractura que pasará factura

Artículo publicado en la revista Ecología Política, nº43
Hay una nueva palabra de moda en el mundo de los hidrocarburos, un nombre que se repite una y otra vez: fracking. Aunque se nos puede hacer extraño este término anglófono, el fracking, o fracturación hidráulica, es una técnica que se está aplicando cada vez más a nivel mundial para aprovechar ciertos yacimientos de gas llamados no convencionales que, aunque de más difícil extracción, han entrado con fuerza en la escena energética, social y mediática. De hecho, pese a las incertidumbres y cifras contradictorias sobre las reservas reales de gas no convencional, la Agencia Internacional de la Energía estima que las reservas de estos tipos de gas representa ya la mitad de la base estimada de recursos de gas natural (2011).2

Techo de producción del petróleo y del gas a nivel mundial.
El gas no convencional es la franja superior. Fuente: ASPO. Fuente: ASPO.
Dado las importantes reservas estimadas, es por tanto lógico que esta técnica despierte interés en un contexto marcado por la escasez de los combustibles fósiles y, sobre todo, por la llegada inminente de los techos de producción para petróleo y gas, como se puede observar en la ilustración nº1. Esto, unido al aumento de la demanda principalmente en los países emergentes y a la poca o nula voluntad de los gobiernos del Norte Global a cambiar radicalmente sus patrones de consumo y producción energéticos,3 ha hecho que los Estados y la industria de los hidrocarburos se lancen de forma desesperada a la búsqueda de nuevos tipos de yacimientos. Aunque de peor calidad y de más difícil aprovechamiento, es atractivo tanto para las transnacionales de la energía por los mayores precios de venta y la especulación en los mercados que terminan haciendo rentables las inversiones iniciales tanto como para los Estados que buscan diversificar sus matrices energéticas y reforzar la seguridad e independencia energéticas de sus territorios.4
Así nos hemos encontrado con nuevos tipos de recursos con nombres tan curiosos como: arenas bituminosas, gas de esquisto, gas de pizarra, shale gas, gas de lecho de carbón, gas profundo, hidratos de metano, etc… Son las últimas fronteras del extractivismo donde se nos quiere dejar pensar que se juega el futuro energético del planeta y su modelo de desarrollo; son los últimos recursos que quedan, los más caros de aprovechar, en los que es necesario usar más energía, y los que a su vez son más perjudiciales para el medio ambiente y la salud humana. Podríamos decir que son los bonos basura de los hidrocarburos, los que alimentan esta nueva burbuja e intentan reconfigurar la geopolítica energética mundial.
Para entender mejor esta tecnología y los retos que conlleva, dividiremos este artículo en una parte de explicación técnica del fracking y sus riesgos sobre el medio ambiente, y una segunda parte donde repasaremos los conflictos socio-ecológicos que se están dando en el mundo en general y España en particular en torno a dicha técnica, puesto que el fracking se ha convertido en una de las tecnologías que mayor contestación está teniendo por parte de la ciudadanía y de movimientos ecologistas, vecinales y sociales.

EL FRACKING, PASO A PASO5

Una técnica pensada para el gas no convencional

Cuando hablamos de fracking o fracturación hidráulica, estamos hablando de la extracción de gas no convencional, familia en la que se engloban yacimientos conocidos como gas de pizarra, gas de esquistos y gas de lutitas.6 Para comprender lo que es este gas no convencional, veamos primero cómo se encuentra habitualmente el gas en un yacimiento convencional y las dos propiedades fundamentales en lo que respecta a los yacimientos de hidrocarburos:

Empresas vuelven a pedir reflexión y diálogo antes de prohibir el 'fracking'

Santander, 10 ene (EFE).- Las empresas dedicadas a la búsqueda y extracción de gas no convencional a través de la técnica de fractura hidráulica o 'fracking' han vuelto a pedir hoy al Gobierno cántabro y al parlamento regional "reflexión" y "diálogo" antes de aprobar una ley "de tanta envergadura" como la que prohibirá esta técnica.
Las dos organizaciones que agrupan a empresas del sector han coincidido en esa apuesta por informar y aclarar las dudas. Y en principio, aunque es una decisión individual de cada empresa, en general no se contempla aún la posibilidad de pedir compensaciones o indemnizaciones al Ejecutivo por la prohibición.
En declaraciones a Efe, la portavoz de Shale Gas España, Mónica V. Cristina, se ha mostrado convencida de que todavía queda "margen para mantener un diálogo que sirva para aclarar las dudas, rumores y malentendidos existentes en torno a esta técnica".

El impacto medioambiental de la explotación del esquisto mediante el fracking

Antonio Castro, en su Blog de Acuariofilia, Biología y Medioambiente ha publicado esta entrada:


Antes de entrar en materia, conviene recordar cual es nuestra reciente trayectoria en cuanto a las emisiones de CO2. Para ello incluyo el siguiente gráfico en el que se aprecia claramente una tendencia de aumento de las emisiones.
Emisiones anuales de carbono por regiones.
Situación de las reservas de biocombustibles y su relación con las emisiones de CO2: 
Las reservas de petróleo para su extracción en la forma tradicional se calcula que quedarán agotadas dentro de 40 años.
Dada la incapacidad política actual para resolver problemas medioambientales, el agotamiento de los combustibles fósiles, aun comportando un grave problema económico, podría ser visto como una oportunidad de frenar el cambio climático, sin embargo esto tampoco ocurrirá porque hemos empezado con las explotaciones de exquistos bituminosos en todo el mundo y estas parece que seguirán adelante.
En 1956, Hubbert predijo que la producción de crudo de los EE. UU. debería alcanzar su máximo entre 1965 y 1970. Dicho máximo se alcanzó en 1971. Esto significa que actualmente, se extraen cantidades menores de crudo. Concretamente estamos extrayendo acantidades de crudo comparables a las de los de los años 40. Según las predicciones de Hubbert, las reservas de EE. UU. se agotarían a finales del siglo XXI, pero existe un factor no contemplado en este modelo. Se trata de la aparición de nuevas formas de obtención de combustibles fósiles que anteriormente no eran rentables y ahora sí lo son.
De entre estas nuevas formas de extracción de combustible fósil destaca la explotación de esquistos mediante técnicas de fracting. Se trata de un tipo de extracción muy contaminante.

¿Qué es el esquisto? 
El esquisto es un tipo de roca sedimentaria, normalmente arcillosa, impregnada de materia orgánica, como el bitumen. Está presente en muchas zonas del mundo. No se empezó a usar como fuente de gas hasta hace una década, cuando algunas empresas estadounidenses desarrollaron nuevas técnicas para fracturarla y perforar en horizontal. Algunas empresas están arrendando grandes terrenos por toda Europa para su explotación, al mismo tiempo que estudian con atención los mapas geológicos de Asia y el norte de África en busca de otros yacimientos.

El fracking un sistema de extracción muy sucio: 

El esquisto, al ser sometido a temperaturas elevadas, se descompone liberando petróleo y gas dejando un residuo sólido que contiene carbono. En potencia, y quizás también por desgracia, el esquisto es la mayor fuente de hidrocarburos mundial.
El impacto medioambiental de estas técnicas de extracción, denomidas fracking, es muy fuerte. Estas extracciones contaminan con metano y otros agentes químicos; el aire, las aguas superficiales de ríos y lagos, así como las aguas subterráneas.
Recordemos que de entre todos los ecosistemas que han sufrido una fuerte crisis de biodiversidad, los de agua dulce son los que se encuentran en situación más crítica. El esquisto podría ser el golpe de gracia para los escasos rios y humedales que habían sobrevivido a la avaricia insostenible del ser humano. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario