Loading...

viernes, 14 de diciembre de 2012


X ASAMBLEA FEDERAL DE IU

IU celebra la Asamblea de la paz con el objetivo de transformarse en la única alternativa ante la crisis

Cayo Lara será reelegido coordinador después de arreglar las tiranteces con Izquierda Abierta de Gaspar Llamazares. El debate sobre el futuro de una formación amplia de izquierdas que ofrece una salida a la crisis acabando con las recetas neoliberales copará el debate del cónclave

DANIEL DEL PINO Madrid 14/12/2012 10:52 Actualizado: 14/12/2012 10:53

ANUNCIOS GOOGLE

Y al fin el debate. Izquierda Unida (IU) abre este viernes su X Asamblea Federal despojada de las históricas ataduras internas que convirtieron esta cita cada cuatro años en el momento perfecto para que las diferentes familias que dan cuerpo a la federación de partidos ajustaran sus cuentascon los cuchillos afilados.
Hoy las armas estarán enterradas -o al menos escondidas- y el actual coordinador, Cayo Lara, renovará como líder de una lista unitaria en la que el Partido Comunista de España (PCE) tendrá la voz cantante pero que dará cabida a las voces del resto de formaciones. Desde la CUT de Ignacio Sánchez Gordillo y Diego Cañamero, a la representación catalana de EUIA guiada por Jordi Miralles y Joan Josep Nuet. Aunque sobre todo la Izquierda Abierta de Gaspar Llamazares y Montserrat Muñoz, que ayer por la mañana despejaron los rumores de rebelión asegurándose ladesignación de un 20% de los componentes en el Consejo Político Federal -el máximo órgano de dirección de IU con 180 miembros- y el resto de unidades de decisión dentro de la estructura.
Aparcadas así las diferencias, que no han sido pocas desde la convulsa IX Asamblea de 2008 en la que hubo cinco candidaturas y que se cerró sin la designación de un líder, IU sentará a sus 1.000 delegados a tomar la palabra y discutir de política. A decidir qué quieren ser, 26 años después.
El guión está preconfigurado: diseñar una alternativa económica ante la crisis, organizar la rebelión democrática frente al golpe de estado de los mercados, construir el único relevocapaz de superar el neoliberalismo bipartidista de PP y PSOE y transformar IU en una organización creíble que aglutine a la izquierda real y que abra sus puertas para que los ciudadanos se reconozcan.
Las aspiraciones no son fáciles de conseguir en un cónclave de tres días pero la coyuntura es óptima. IU llega a esta Asamblea reforzada por la crisis, la calle y los resultados electorales. Ha visto cómo se descomponía el PSOE presa del dilema existencial entre el progresismo y eldiktat de Bruselas, se ha unido a sindicatos y mezclado con movimientos ciudadanos como el 15-M, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y el 25-S, y ha recogido el fruto de la indignación en las urnas cosechando el voto útil que siempre le robaron los socialistas.

Extremadura díscola

Ahora bien, una cosa es que se haya pactado una lista unitaria con Lara al frente y otra es que las federaciones vayan a presentarse en Madrid con vino y rosas para la dirección. Las tensiones han existido y tendrán su momento de discusión en la Asamblea. Empezando por el enfrentamiento con IU-Extremadura después de que en julio de 2011, tras las elecciones del 22-M, el Consejo Político Regional votara a favor de la abstención del grupo en la investidura de José Antonio Monago (PP). Esto provocó que los conservadores llegaran al Gobierno de la Comunidad,acabando con 28 años de dominio del PSOE.
Desde Madrid no se entendió que IU-Extremadura permitiera la investidura de Monago, del PP
Pero eso no era lo relevante para la dirección en Madrid, sino el hecho de que Extremadura acababa de desobedecer una recomendación de la dirección federal: evitar a toda costa, dentro de las normas democráticas, que el PP gobierne. IU Federal abrió un expediente informativo a los tres diputados de la Junta que se abstuvieron pero se generó un debate mucho más profundo sobre la conveniencia de que desde la calle Olimpo se impongan determinadas políticas a unas federaciones que se han caracterizado hasta ahora por ser autónomas. 
Cuando el tema salga en la Asamblea, que lo hará, a Lara no le quedará más remedio que empezar a asumir que esa libertad no se puede romper si realmente el objetivo de la federación es abrirse a todas las propuestas de izquierda alternativa del país. 
En noviembre, tras el maremoto, dimitió la mitad de la Presidencia Ejecutiva Regional de IU-Extremadura acusando a su coordinador, Pedro Escobar, de estar bailándole las gracias al PP. Escobar interpretó las renuncias como una estratagema de la Ejecutiva Federal para desestabilizarle y cortó las comunicaciones. La historia tuvo una segunda parte el pasado mes de octubre, cuando se obligó a Escobar a repetir la XII Asamblea Regional por irregularidades. A principios de diciembre se volvió a celebrar esa Asamblea y Escobar fue reelegido definitivamente.
Directamente relacionada con el conflicto en Extremadura está la decisión federal de modificar los estatutos de manera que en el Consejo Político Federal la representación de las federaciones regionales se vea reducida del 50% al 30%. Será un tema clave este fin de semana porque, de nuevo, denota una propensión a querer centralizar IU y a lo que se opone una gran mayoría de la representación fuera de la capital.  

Sin representación en Euskadi

Hubo otros episodios difíciles de afrontar, todos con Llamazares y Lara en el centro de las miradas. Estuvo la polémica por las trabas que se le pusieron al líder de IAb para presentarse a las Generales por Madrid. Al final el líder de Izquierda Abierta lo hizo como cabeza de lista por Asturiasy obtuvo el mejor resultado de la formación en todo el país.
Llamazares se quedó sin cargo de importancia en el Parlamento tras el 20-N
La siguiente vino por Euskadi, donde Llamazares apoyó a Ezker Batua cuando la dirección federal de IU había decidido que al 20-N se asociaría con Ezker Anitza. Aquello desembocó en que la federación se quedara por primera vez sin representación en el Parlamento Vasco.
Tras las Generales, en las que IU, fruto de la apertura a la que se está sometiendo en busca de alianzas con la izquierda alternativa en toda España, se volvió a producir un choque entre Llamazares y el aparato tras la decisión de no darle ningún cargo en el grupo parlamentario que comparten en La Izquierda Pluralcon Esquerra Unida i Alternativa, Iniciativa per Catalunya Verds y la Chunta Aragonesista. Llamazares quedó como "diputado raso" y, de alguna manera, el hecho de que IU consiguiera pasar de dos a 11 diputados pasó a un segundo plano.

Rumbo a Syriza

Además de la reducción de la representatividad de las federaciones regionales, el otro nodo clave de la Asamblea girará en torno a la exigencia, también recogida en los estatutos, de que todos losdelegados estén afiliados a IU allí donde son representantes. En la práctica, como sostienen los sectores ajenos a la mayoría del PCE, esto es una nueva traba que puede cortar la aspiración de multipicar las alianzas a la izquierda.
La duda que pueda tener el PCE es legítima. Si IU crece sin un control, la cosa se puede desmadrar y volver atrás. Pero es precisamente el aperturismo hacia otras formaciones de izquierdas -el caso Beiras en Galicia es un gran ejemplo - lo que puede ayudar a IU a enriquecerse como federación y a consolidarse y, por tanto, a cumplir con el objetivo de la X Asamblea. Una izquierda alternativa mayoritaria y unida frente a la crisis. Justo como Syriza en Grecia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario