Loading...

miércoles, 14 de marzo de 2012


Nou Barris se planta ante el alud de desahucios en la periferia barcelonesa

Entidades vecinales y sociales proponen nueve "medidas proactivas" a la banca y a las administraciones | Denuncian la mayor incidencia de los embargos entre las clases populares y en los barrios de Torre Baró, Vallbona y Ciutat Meridiana

Economía | 14/03/2012 - 00:17h
Quince asociaciones culturales, sociales y vecinales deNou Barris (Barcelona) han presentado unmanifiesto conjunto "a favor de una solución justa al problema de la vivienda y los desahucios", que afecta de forma especialmente cruda a los tres barrios más orientales de la ciudad: Torre BaróVallbona yCiutat Meridiana, autodenominados como Zona Nord.
La crisis y el pinchazo de la burbuja inmobiliaria han puesto en jaque a estos tres vecindarios, colindantes, que acumulan gran parte de los embargos de la capital catalana. En Ciutat Meridiana, por ejemplo, ya han tenido lugar 300 ejecuciones hipotecarias desde el inicio de la crisis en 2007 yestiman que aún les quedan por vivir 400 más hasta el final de la recesión. El pronóstico, pues, es que los desahucios vacíen el 20% de los 3.670 pisos del barrio, uno de cada cinco, en menos de una década. Una de sus calles, Perafita, ha sumado 25 casos sólo en 2011.
"Debido a la inaceptable tasa de desempleo en la zona se está generando un recrudecimiento de la situación de supervivencia de muchas familias, que se agrava con las ejecuciones hipotecarias y los desahucios", denuncia el manifiesto. Y prosigue, con dureza: "Decenas de pisos vacíos, en el limbo legal, despueblan las calles y los edificios, que se degradan porque los bancos no pagan ni impuestos ni gastos de escalera. El comercio se reduce, pues la renta familiar se va entera a pagar la usura bancaria". Subrayan que "nadie solvente para las entidades bancarias comprará hoy uno de esos pisos", por lo que juzgan que "cualquier propuesta razonable para las familias en crisis es más buena que dejar los pisos degradándose".
El manifiesto lo promueven la Asociación de Vecinos y el Colectivo de indignados de Ciutat Meridiana, que llevan un par de semanas de entidad en entidad recabando adhesiones. Fue presentado en público este lunes en la Audiencia Pública del Distrito de Nou Barris, donde representantes de las quince asociaciones firmantes lo leyeron en voz alta. El resto de vecinos que les acompañaron, que habían llegado en manifestación desde los distintos barrios implicados hasta la sede del Distrito, tuvieron que esperarles fuera. "Hicimos todo el ruido posible desde el exterior, porque las puertas quedaron bien custodiadas por un número importante de agentes de la Guàrdia Urbana y de Mossos, además de varios policías de paisano", relata Fili Bravo, presidente de la AVV de Ciutat Meridiana.
El manifiesto insta a la Generalitat, al Gobierno central y especialmente al Ayuntamiento de Barcelona a emprender nueve "medidas proactivas" que mitiguen el efecto de la crisis hipotecaria en los barrios más afectados, tanto en la dimensión familiar como en la comunitaria. Algunas de las propuestas son una moratoria de desahucios, aprovechar las viviendas ya embargadas para alojar a desahuciados procedentes de alquiler, dación en pago para los procesos en curso y alquiler social con contratos de cinco años. También piden, entre otras medidas, que se multe a las cajas y bancos por cada piso que hayan tenido cerrado y sin tributar durante más de un año. Para las entidades bancarias que no quieran colaborar, defienden que el Ayuntamiento asuma la responsabilidad con fórmulas como la "requisa del usufructo". Por ahora no han recibido ninguna respuesta concreta de ninguna de las tres administraciones implicadas.
Sin acuerdo con las entidades bancariasHace justo un mes el alcalde Xavier Trias anunció ante la prensa la apertura de un Centro de Alojamiento Familiar (CAF), que aún no se ha inaugurado. Dispondrá de 60 plazas para familias sin recursos y en riesgo de exclusión social, una cifra insuficiente según los cálculos de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, que ha contabilizado una media de 18 desahucios diarios sólo en Barcelona. Preguntado por la negociación con cajas y bancos para que cedan a la ciudad parte de los pisos que tienen embargados, Trias reconoció que "todavía no se ha llegado a ningún acuerdo", pero matizó que estaban receptivas a la súplica municipal.
Mientras no haya acuerdo ni funcione el CAF, el consistorio tira del Fondo de Alquiler social, un parque de pisos públicos en los que el Ayuntamiento realoja a vecinos afectados por emergencias habitacionales severas. Les garantiza un precio de alquiler inferior al 30% de sus ingresos familiares y el consistorio lo que les falte para llegar a la mensualidad oficial (400.000 euros anuales). De las 1.819 viviendas del Fondo, sólo 367 se usan actualmente para emergencias sociales. La gran mayoría (1.206 pisos) se dedican a personas mayores con necesidades especiales.
Asesorías gratuitas para "prevenir"
Fuentes del actual consistorio aseguran que el gobierno local ha hecho "un gran esfuerzo para ampliar, mejorar y hacer más accesibles los instrumentos que posee" para atender a las familias una vez ya han sido desahuciadas. Sin embargo, insisten en que "es muy importante que se dirijan a un servicio de intermediación y apoyo legal antes de llegar a una situación extrema, para tomar las medidas preventivas necesarias para evitar el desahucio". En las Oficinas de la Vivienda, una en cada distrito, hay asesores jurídicos que aconsejan gratuitamente a los afectados.
A través de esta red de Oficinas de Vivienda, Barcelona ha realizado 5.039 asesoramientos en 2011, un 19% que el año anterior. En concreto, los expedientes relacionados con alquileres son los que más han subido (un 23%), mientras que los clasificados como emergencias sociales han aumentado un 7% de 2010 a 2011. Los casos de mobbing, en contraste, han descendido un 39% (26 asesoramientos en 2011 ante los 42 del 2010). Desde noviembre las Oficinas de Vivienda municipales se coordinan con Càritas para compartir información de los casos más graves.

No hay comentarios:

Publicar un comentario