Loading...

sábado, 24 de septiembre de 2011


El Obispado de Ciudad Real desahucia de su piso a una familia por impago

La Diócesis subraya que ha pagado luz, agua y comunidad durante estos meses

Nueve personas habitaban el piso, cuyos impagos superan los 5.000 euros, según el Obispado

La familia, con cinco niños, vive en el portal del edificio desde este miércoles

El Obispado de Ciudad Real ha desahuciado de su piso a una familia de nueve miembros, incluidos cinco menores. Desde este miércoles viven en el portal del edificio, en la calle Libertad, con el temor de que los servicios sociales se lleven a los niños, de entre cinco y 13 años.
Purificación Flores, la abuela, explica que la familia dispone de escasos ingresos, procedentes de dos pensiones de invalidez, y se queja de que el administrador de la propiedad, sacerdote, no ha tenido piedad de su mala situación económica, a pesar de que le propusieron pagar "poco a poco" la renta, de 450 euros mensuales por un piso de cuatro habitaciones.
Purificación Flores asegura que intentó pagar "poco a poco" la renta, de 450 euros por cuatro habitaciones
"En enero empezaron a irnos las cosas mal. Escribí una carta al obispo, estaba confiada en que iba a hacer algo. Cuando fuimos a ver al administrador de la vivienda, el cura nos recibió en la puerta", recuerda Flores, que vivía en el piso desde el noviembre pasado con su marido, jubilado, dos hijos y cinco nietos. La mujer, de 59 años, llora al teléfono mientras explica que se ha hecho cargo de los niños desde que nacieron. "No tengo ni para pagarme una pensión", asegura. Según Flores, los únicos ingresos que entran en la casa son los 300 euros mensuales que cobra uno de sus hijos por invalidez y los 800 por otra pensión de su esposo, de los que les retienen 200 por un antiguo crédito. Niega haber recibido ayudas de Cáritas, como dice la Diócesis, aunque sí alguna ayuda puntual de la Concejalía de Asuntos Sociales.
El Obispado da una versión muy diferente. Argumenta que ha actuado de buena fe, haciéndose cargo incluso de los gastos de luz, agua y cuota de comunidad durante estos meses. En estos momentos, la deuda acumulada ya supera los 5.000 euros.
Lamentamos que la familia haya agotado los plazos hasta llegar a esta situación
El Seminario Diocesano, propietario, "concluye anualmente el ejercicio económico con déficit y tiene dicho piso como fuente de ingresos para su sostenimiento económico", señala. Por ello, "en varias ocasiones, en diálogo personal y por carta, se les ha pedido que abandonen el piso por los sucesivos impagos. Después de ser requeridos a un acto de conciliación al que no acuden, el Juez dictó sentencia firme en el mes de junio instándoles a que abandonasen el piso", ha apuntado la Diócesis en un comunicado. "Lamentamos que la familia Pardo haya agotado los plazos hasta llegar a esta situación y no haya querido buscar soluciones en ningún momento", ha comentado. "Hemos agotado todos los recursos a nuestro alcance", recalcan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario