Loading...

miércoles, 10 de agosto de 2011

Urge pensar despacio en el caballo en Troya



La paradoja contiene siempre algo que desconcierta. Lo fácil en la lucha de clases suele conllevar una trampa sorprendente. En medio de las movilizaciones un retroceso enemigo da la impresión de victoria a quienes avanzan, y si es un movimiento táctico únicamente, después, descargan sobre el que ha creído vencer un golpe de Estado. Las fuerzas represivas han subido un escalón que no parecía posible, y mediante esa acción brutal ganan sobre el terreno, conforme emprenden una campaña de culpabilización. En realidad siempre intentan eso en menor escala, pero ese último golpe es cuando la resistencia no es vencible con acciones de menor tamaño. En las luchas propagandísticas se hacen concesiones para ganar imagen que se ha perdido, pero ¿para qué más? ¿para eso solamente?. Las batallas tácticas siempre conllevan repeticiones y modificaciones en el planteamiento inicial, en ocasiones pesa más una parte que otra, y cuando entra en juego la modificación táctica, el cambio sobre lo previsible, en narrativa se emplea el término inglés “Plot”, entonces se varía la dirección del relato porque estaba agotada la repetición, no tenía efecto, estancaba el discurso. No es tan simple, el “Plot” se ha venido preparando, y para ello se emplean agentes ha distancia, externos, y de pequeña relevancia interna. Introducir esa variante de carácter profundo tiene consecuencias que resuelven el problema planteado, ¿a favor de quién?, generalmente de la parte que ha tenido la previsión de plantearlo, o a favor de quien la repetición constante ha permitido romper la firmeza de la otra parte; el vuelco repentino sorprende y lleva consigo el desconcierto del otro, además hace descubrir factores nuevos, en general son suficientes para terminar con la resistencia de la otra parte.
En una asamblea de barrio del 15M, después de volver a ocupar la Puerta del Sol, alguien planteó un elemento de reflexión: ¿por qué nos han dejado entrar tan fácilmente? ¿no estaremos haciendo algo mal? ¿no habremos caído en su trampa?. Alguien más expuso que sin dejar la duda que se planteaba era preciso hacer valer la victoria que nos suponía la recuperación tan rápida del 15M ante los ataques policiales. Después se pasó a las valoraciones y reflexiones sobre lo que hay que poner en marcha, y sonaron a timbre de alarma varias dudas sobre el tiempo que se nos acerca, con lo que, para aclarar algunos aspectos se recuperó la duda anterior, ¿Qué la tropa policial salga de la Puerta del Sol es una victoria o es una maniobra táctica?. Primero la ocuparon y el objetivo, según los resultados, fue eliminar el centro de información y comunicación del 15m. Reconstruirlo es un trabajo urgente, la actividad informativa ocupa un primer puesto en la actividad general. Parece que el cometido real de la tropa policial fue ese, y desde luego imaginaban que iba a haber reacción, pero su eliminación se les hacía necesaria. Quizás no esperaban tanta respuesta, pero comida la ficha, una retirada a tiempo podía abrir la puerta a una cierta pacificación, que les resulta tan sumamente necesaria cuando el jefe del Estado vaticano se va a presentar rodeado de sus partidarios. Pero ¿consiguen la paz social marchándose de la Puerta del Sol? Además de deshacer el núcleo informativo ¿esperaban encontrar más de lo que han encontrado? ¿buscaban más o menos de lo que se han llevado? Y a partir de aquí, quedando solo unos días para la llegada del jefe de Estado absolutista, habrá que estar atentos a lo que hacen, los discursos, el desarrollo de los medios desinformativos, la acción de sus tropas, el seguimiento del 15M. ¿Pueden cortar las conexiones del 15M en alguna medida? ¿

No hay comentarios:

Publicar un comentario