Loading...

miércoles, 24 de agosto de 2011

Carta de una profesora a la ciudadanía madrileña

Soy profesora de Educación Secundaria en Madrid, pero a diez días de que empiece el curso, aún no tengo destino, y como yo más de 1000 compañeros y compañeras en toda la Comunidad. Nadie nos ha dado una explicación, pero es fácil deducir que está situación viene dada por el caos que ha provocado el despido de más de 3000 interinos e interinas. Pero esto es solo una pequeña parte del ataque frontal a la Educación Pública (sí, con mayúsculas) que está llevando a cabo el gobierno del Partido Popular en la Comunidad de Madrid, porque este recorte (se calcula que un instituto medio perderá entre 10 y 12 profesores) no solo abarrotará las clases e impedirá todo tipo de atención a la diversidad (desdobles, refuerzos, Aulas de enlace, integración y compensatoria –programas imprescindibles en cualquier instituto público ya que somos nosotros los que recibimos a un mayor número de alumnado con necesidades educativas especiales) sino que también nos obligará a la mayoría de los docentes a impartir materias para las que no estamos ni cualificados ni preparados, pues tendremos que cubrir los huecos que dejan los profesores suprimidos. También supondrá dejar de lado actividades no lectivas que llevábamos a cabo como talleres creativos, grupos de teatro, revista del instituto, etc.
Otra de las instrucciones directas de la Comunidad de Madrid afecta gravemente a las tutorías. En un principio, la Consejería había decidido eliminar completamente la hora de tutoría con alumnado (no así en concertados ni privados, por supuesto). Después, ante la protesta del colectivo docente en pleno y las críticas de la opinión pública, dieron instrucciones de que en esas horas de tutoría el alumnado recibiría apoyo de Lengua, Matemáticas e Inglés (creen que así se ganarán el apoyo de las familias, “encantadas” con que sus hijos e hijas acaben aborreciendo estas asignaturas y dejen de realizar talleres sobre educación en valores, educación afectivo-sexual, etc, tan necesarios a estas edades) Han intentado acallar al profesorado mediante una orden que exige a los tutores realizar tutorías individualizadas con el alumnado. Que alguien haga saber a Lucía Figar que esas “tutorías individualizadas” son habituales aunque ni se contabilicen ni se paguen y que de ningún modo sustituyen a la tutoría grupal.
¿Es ésta la educación de calidad que busca Lucía Figar? Y yo me pregunto, si es así, ¿por qué son distintas las instrucciones de principio de curso para los institutos públicos y para los concertados? Con ellas se está perjudicando claramente y como siempre a quienes tienen menos medios y menos poder adquisitivo y es que el PP madrileño está empeñado en que la educación de calidad sea solo para quien pueda pagarla.
Estas instrucciones no atacan al profesorado, sino que atacan a la comunidad educativa en su conjunto, por lo que es necesario que actuemos todos: profesorado, familias y TODA LA SOCIEDAD en general, unidos y unidas, solo así podremos conseguir nuestros objetivos. Las movilizaciones planteadas por ahora incluyen una asamblea interbarrios de educación este miércoles 24 de agosto, a las 20 horas en Cortilandia, una asamblea general y decisoria el 31 de agosto (Salón de actos de Comisiones Obreras (c/ Lope de Vega nº40, Madrid), asambleas y claustros extraordinarios los días 1 y 2 de septiembre en los centros, concentración el día 7 ante la Consejería de Educación, jornada de lucha y manifestación multitudinaria el día 14.
¿Recordáis la campaña “Respeta a tu profe” de la Comunidad de Madrid del curso pasado? Pues eso.La comunidad educativa somos todas las personas. Juntas podemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario